Porqué me gusta ARCUS, mi club


Me gusta mi club porque el campo de prácticas suena a risas, a chistes malos, a bromas, a chascarrillos, a alegría y sobre todo a disfrute. Creo que una de las características principales de la mayoría de los integrantes del club es que somos unos “disfrutones”. Disfrutamos del tiro con arco, de aprender con los mejores, disfrutamos de la compañía mutua, de las experiencias de los demás, de las anécdotas del otro, disfrutamos de la naturaleza cuando salimos al campo para hacer tiradas de bosque… nos encanta este deporte y se nos nota.

Me gusta mi club porque los entrenadores son maravillosos, tienen muchísima experiencia y paciencia, se reciclan constantemente, y les gusta tanto este deporte que disfrutan enseñándonos independientemente del nivel que tengamos. Tenemos unos entrenadores que prestan el mismo interés al campeón que al novel que acaba de obtener la licencia, que se alegran con nuestros progresos como si fueran los suyos, que no nos dejan rendirnos, ni lesionarnos, ni ser chapuceros, y además nos inculcan esa pasión por el deporte que termina convirtiéndonos en adictos al tiro con arco.

Me gusta mi club porque en él encuentro personas maravillosas que están dispuestas a echarte una mano en lo que puedan, desde colocar un encoque, a inscribirte a un torneo, desde recomendarte un osteópata a dejarte una codera para mitigar el dolor de una lesión. En este club, encuentro personas fantásticas, que merece mucho la pena conocer y enriquecen mi vida. Pero sobre todo me gustan los arqueros de mi club porque siempre encuentro una sonrisa de ánimo y un oído atento para escuchar mis quejas y frustraciones cuando tengo un mal día o cuando no consigo avanzar todo lo rápido que me gustaría, que se alegran de mis triunfos y me ayudan a ser paciente con mis carencias.

Me gusta mi club porque en él no solo aprendo a ser mejor arquera, también aprendo a disfrutar más del deporte y de la vida y me convierto en mejor persona.  

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.